FacebookYouTubeRSS

« Hoy quiero compartir una de mis prácticas, especialmente con
aquellas personas que tuvimos una gestación difícil dentro del vientre
de nuestra madre o bien hemos sufrido algún tipo de abandono en nuestra
infancia. (O sea, casi todo el mundo).

Cualquiera que sea la forma en la que se manifieste ese día el dolor
del abandono de mi niño herido, en cuanto puedo, me meto en la bañera
con agua caliente y entro en contacto, invoco y visualizo la madre
divina.

Las cualidades de la tierra y el agua son femeninas ; no exclusivas de
la mujer, pero sí de las cualidades femeninas intrínsecas de la mujer.
La tierra sostiene incondicionalmente y el agua nutre de igual manera.
Nuestra Madre Tierra es nuestra madre divina aquí y ahora.

Por eso, una bañera de agua caliente es la representación perfecta
del útero de nuestra madre. Y con la actitud adecuada y respirando
consciente y conectadamente podemos sanar poco a poco las heridas de
nuestro niño interior, como lo llama John Bradshaw. O sí preferís
llamarlo de otro modo, nuestro cuerpo emocional, como lo llama Leonard
Orr o cuerpo dolor, como lo llama Edgar Tolle.

(Son diferentes nombres que se le han dado a nuestra memoria celular. La
manifestación de memorias inconscientes en nuestro cuerpo en forma de
emociones que condicionan y limitan nuestras relaciones, en definitiva,
nuestras vidas.)

Como suele pasarme en estos casos, como ya estoy alterado, mi mente
está agitada, es decir, dispersa. Esa no es la actitud adecuada. Por
eso me pongo a repetir internamente mi mantra preferido Om Namaha
Shivaya como solución de emergencia para calmar mi mente y funciona.
Aunque también llevo muchos años practicando meditación y kriya yoga
y eso ayuda un montón.

Entro en el agua caliente de la bañera y recibo el calor y el abrazo
del agua como lo que realmente es : el abrazo de mi madre divina, que me
ama y sostiene incondicionalmente cada día, aquí y ahora. Y poco a
poco dejo que mi cuerpo se relaje en sus brazos, en ese abrazo uterino.
Generalmente, después de un tiempo, empiezo a respirar espontáneamente
de forma circular y entro en un ciclo energético de la respiración
consciente del Rebirthing hasta completarlo. He aprendido a llorar bajo
el agua con el tubo de snorkel, a veces me da por ahí, a veces entro en
comunión con la madre divina, a veces tengo memorias intrauterinas o
conecto con el enfado o amor hacia mi madre, cada vez es distinto. Y
poco a poco, voy sanando esas memorias, ese dolor. Y aquella situación
que me parecía insoportablemente dolorosa de repente encuentro otra
perspectiva, otra visión para resolverla. O aquella persona que
parecía el demonio causante de todos mis males deja de ser tan
amenazante y recupero el poder de esa situación asumiendo mi
responsabilidad.

En la escuela de Leonard Orr recomendamos haber tomado unas diez
sesiones de alta calidad por la nariz con un renacedor cualificado antes
de respirar un ciclo energético por la boca en la bañera. Aunque no
siempre es así.

Aun así, podéis experimentar ese abrazo y rendiros conscientemente a
él cuando os metáis en vuestra bañera de agua caliente, aunque no
respiréis conectadamente. Os sorprenderéis.

Esa es una práctica similar a la que hacemos en los temazcales
tradicionales, cuando son guiados por abuelos, abuelas o herman@s que
conocen y respetan el camino rojo.

Trabajar con nuestro niño interior es una práctica ancestral
conocida por sabios desde hace milenios y es el camino para volvernos
verdaderos adultos.

Vivimos en un mundo de niños heridos. Sólo hace falta mirar a
nuestro alrededor, y a nosotros mismos. Hay poquitos adultos de veras.

Om Namaha Shivaya

Paz, simplicidad y amor.»

https://alexandremirodo.wordpress.com/2017/07/19/sanar-nuestro-nino-herido/

 

Alex Miró

alexandremiro@gmail.com

CyberChimps

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR