FacebookYouTubeRSS

Cute little boy with white wings

«Mensaje de un Ángel en la Tierra»

Casey Leanne Sewell:

(Renacedora afiliada a Rebirthing International España).


 

Un día aterrizó un Ángel en la Tierra… Este Ángel era joven, muy joven… y necesitaba de unos adultos que le cuidaran, protegieran y guiaran en su paso por la Tierra…Mientras iba creciendo, disfrutaba de su Ser gozoso, pleno y dichoso…

 

Este Ángel también iba a la escuela y compartía la alegría, el juego, las risas y los retos con los demás compañeros de su edad… La Vida era Bella, Hermosa, Gràcil, Delicada y Amorosa…

Este Ángel fue creciendo en armonía con la vida que le rodeaba, bello, feliz y abundante como una espléndida rosa ofreciendo su perfume y aroma en un frondoso rosal… La Naturaleza le abrazaba y mecía a cada instante; el Aire le acariciaba el rostro mostrándole toda su fortaleza; el Agua de los ríos y la lluvia bañaban y refrescaban todo su cuerpo, lavándole el sudor de sus juegos diarios; el Fuego del Sol lo calentaba y le brindaba la calidez y el vigor que fortalecían sus blancas y emplumadas alas; y la Tierra lo nutría, acunándole con sus largas ramas, susurrándole la belleza de la vida con el canto de los hermosos y delicados mirlos que a su paso enviaba… Era tanta aquella belleza, que el Ángel se regocijaba una y otra vez en la plenitud de cada eterno instante… Su alma se expandía y extendía en todas direcciones, sin límites, sintiéndose palpitar con el Universo entero…

Entonces… Algo pasó de repente…, algo ocurrió que impactó fuertemente su alegría… Algo incomprensible y doloroso empezó a adueñarse de su resplandor… Empezó a percatarse de que algo no andaba bien.., los seres con los que había crecido y compartido parte de su camino, parecían deprimidos, iracundos, perdidos.., ahora aquellos seres le resultaban unos extraños; el mundo de ahí afuera, el que los “adultos” habían creado, lo percibía como un mundo peligroso, confuso, hostil…

El Ángel empezó a desconfiar de los adultos y de ese mundo que habían creado… Ante tanto desconcierto, plegó sus alas y se escondió, se escondió atemorizado y espantado por todo lo que ahora veían sus ojos; la destrucción, el odio, la guerra, el sufrimiento, la explotación, la separación, el hambre, la enfermedad, el abuso…, un “sin-sentido” impregnaba aquella realidad oscura, como si la “locura” se hubiera apoderado de aquel mundo…

El Ángel tenía la sensación de estar en medio de una partida, en medio de un tablero de juego, cuyas reglas eran; el juicio, la mentira, la rabia, el odio, la superficialidad, el egoísmo, la división…

Y él no quería jugar a ese juego…

¿Qué había pasado con los adultos? ¿Qué enfermedad se había adueñado de las gentes de aquel mundo?.. El Ángel estaba confundido y desorientado.. ¿Es que se habían olvidado de lo que realmente importa? ¿Es que no veían el Amor y lo Sagrado que en ellos y en todo habita? ¿Cómo podían vivir así? Parecían cuerpos carentes de corazón, cuerpos impasibles, insensibles…

¿Qué hacía él ahí?¿Se había equivocado de planeta?¿Por qué y para qué había aterrizado él en la Tierra?

Por un tiempo, el Ángel quedó paralizado, no sabía qué hacer, a dónde ir, a quién pedir ayuda… En su soledad se apenaba de todo aquello sin saber cómo aliviar tanto dolor y sufrimiento. Por tanto dolor fue arrastrado, que ahora sentía el peso y el sufrimiento de toda la humanidad junta en su delicado y vulnerable cuerpo…, que de súbito iba marchitándose y encorvándose apenadamente… Sus lamentos podían oirse en todo el firmamento, como gemidos desesperados, buscando, pretendiendo respuestas, esperando algo de luz para poder sobrevivir a todo aquello… Sus alas ya no podían alzar el vuelo, aquel peso era demasiado enorme para su sutil y grácil cuerpecillo.. Lloraba en soledad sin atisbo de luz alguna…

El Ángel había sido víctima de la misma enfermedad de inconsciencia y oscuridad que ocupaba a los adultos de ese mundo. Se había olvidado de su resplandor, se había olvidado de lo que realmente importa, del Amor y de lo Sagrado que anida en todo… ¡¡¡Por momentos quiso irse de ahí y no volver nunca jamás!!!

¿Era todo aquello un castigo?

En su soledad y confusión pasó años…, preguntándose si aquello que había vivido en su infancia había sido un espejismo…, si aquella belleza que había experimentado con todos sus sentidos había sido solo un sueño… Si todo aquello vivido no era real, nada merecía la pena…, no tenía sentido la existencia… ¡¡Creía haberse perdido en la más profunda y oscura locura!!

Los años iban pasando, y de aquel Ángel solo brotaban las lágrimas del dolor más profundo…, abandonado a la tristeza y al pesar del sufrimiento, se arrastraba por cada esquina implorando algo de luz, algo de comprensión y claridad para apaciguar su alma…

 

***********************

 

Hasta que por fin…, sus ruegos fueron escuchados… Empezó a llegarle ayuda del cielo y de lo eterno;  primero fue en forma de reconocimieto..; le fue enviado un amor humano, un ser que quedó prendado al reconocer su belleza, su inocencia y su celestialidad. Este amor humano lo acogió, le lavó las heridas, le limpió las alas y le mostró un espejo donde pudiera reconocerse en él…

El Ángel necesitó de un tiempo para irse recuperando y aunque todavía no podía alzar el vuelo, su vida empezó a recobrar el aliento… Aturdido y todavía confundido se dio cuenta de que no estaba solo, aquel amor humano era una señal para él; “confía, sigue adelante, escucha los mensajes que te van llegando, ábrete a recibir la Sabiduría Infinita que hay en ti y más allá de ti, no desfallezcas… Un día comprenderás y sabrás por qué y para qué estás aquí”

Poco a poco, el Ángel se fue relajando y confiando de nuevo… Aceptando su experiencia y lo que vivía en ella como la única manera posible de vivir en la Tierra; aceptando todo cuanto había sin resistencia, entregándose y rindiéndose a la existencia misma… Para ello le fueron entregados los Cuatro Elementos Sagrados y los secretos de cómo utilizarlos: de ahora en adelante el Ángel Purificaría su existencia con estas Cuatro Formas Divinas; el Fuego, el Aire, el Agua y la Tierra. Con la práctica conseguiría deshacerse de todos aquellos velos que le impedían ver con claridad quién era realmente y así encontrar la Maestría en ellos y gozar del Renacer a su Ser.

El Fuego; el elemento más sutil…, limpiaría su mente de los pensamientos y creencias más destructivos; abriría sus centros energéticos para transmutar toda impureza y dificultad. Presenciando y entregándose al fuego, este elemento sagrado haría todo el trabajo por él…

El Aire; el elemento que porta el aliento de vida… Respirando conectadamente, establecería un vínculo con la energía que habita todas las formas de vida, ello le mantendría presente y despierto en su experiencia vital.. La respiración consciente y conectada liberaría los obstáculos y las experiencias más dolorosas que hubiera experimentado…

El Agua; elemento que recorre nuestro cuerpo como ríos recorren la Tierra… Sumergirse en agua, en el mar, en el río…, limpiaría y mecería su cuerpo, recordándole que es sostenido por la divinidad misma. Llevándole de regreso al recuerdo de su más pura inocencia en el nacimiento. Beber agua pura, para recibir toda su belleza y fluir con ella…

La Tierra; elemento sostenedor del cuerpo en esta experiencia… La Tierra le nutriría con los frutos de su propio cuerpo; tomar con agradecimiento y profundo respeto lo que ella le ofrecía como símbolos de su generosidad y protección, le llenarían de bienestar y salud. Estar en contacto con los regalos que ella le ofrecía, como la Gran Madre de todos los tiempos, acogedora e incondicional, le proporcionaría seguridad y confianza… Pasar tiempo en su creación; difrutar del canto de los pájaros que nos deleitan con su cantar, de las flores con sus bellos colores y sus variados perfumes… Amarla y rendirse a toda su abundancia, le proporcionaría la misma abundancia a él…

 

El Ángel hizo caso de los mensajes que le fueron llegando… Sus Prácticas de Purificación fueron descubriendo de nuevo su verdadero rostro, su cuerpo recuperaba su fuerza, el color de su piel recuperaba su brillo y sus alas empezaban a desplegarse y a extenderse en todo su esplendor…

Con el tiempo y aquellas prácticas, el Ángel consiguió recuperarse, y aunque en algún momento sintiera que de nuevo temblaban sus alas, sabía que los Cuatro Elementos Sagrados que le fueron entregados siempre lo acompañarían, cuidarían y protegerían, recordándole y conectándole siempre con la fuente creadora de la vida, la misma que en él y en todo habita.

La tristeza y el dolor que habían usurpado el lugar de su Ser, ahora se desvanecían ante tanta luz y dicha, pues no podían permanecer cegados ante tanta Belleza y Verdad…

El Ángel se postró ante lo Sagrado, ante el Amor y la Dicha que un día perdió en su paso por la Tierra… Agradeció una y otra vez todo lo vivido, pues había podido experimentar el peregrinaje de una existencia extraviada de sí misma en su propia carne y en su propia piel. Se había perdido para volverse a encontrar de nuevo… Había podido experimentar qué sucede cuando uno olvida lo que realmente Es, lo que realmente importa dentro y fuera de lo aparentemente separado. Así había completado su aprendizaje; por un tiempo olvidó su alma, identificándose con todo aquello que veía… Y por la Gracia y la ayuda Divinas, volvió a recuperar aquello que nunca había perdido…

Con la claridad asentada en su alma, entendió qué les había pasado a los adultos; aquellos adultos se habían olvidado de quiénes eran en realidad.., se habían confundido en el mundo de las apariencias y habían olvidado que ellos también eran ángeles en la Tierra..; habían olvidado lo Sagrado, el Amor y su verdadera Esencia…

¡¡Había que recordarles a los adultos de la Tierra que retornaran al lugar del de donde procedían, que regresaran a la fuente de la vida misma que habita en todo lo visible e invisible. Sólo así se desvanecerían los velos de la “ilusión” de separación. Sólo así regresaría la paz a la Tierra, sólo así el Amor reinaría en el planeta y en sus corazones, y con él, la Dicha, la Armonía y la Alegría de la Vida Eterna!!

¡¡Ahora los adultos disponían también de los Cuatro elementos Sagrados que les llevarían y acompañarían a experimentar esa Gran Verdad!! Cuán afortunados aquellos que se abran a recibirlas y a utilizarlas, porque a ellos les será mostrada la belleza más sublime que en sus almas alberga…, ya no buscarán fuera aquello que está dentro, ya no peregrinarán mendigando el amor que sentirán en lo más profundo… Ellos les indicarán el camino de la entrega y la rendición para que emerja su verdadera y más pura Esencia…

Cuan afortunado se sentía aquel Ángel por ser un portador más de tan bello mensaje en la Tierra…

 

 

«Mensaje de un Ángel en la Tierra»

 

CyberChimps

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies